jueves, 8 de septiembre de 2011

Amor a primera vista

Cuando los seres humanos caemos en las garras del amor, no es difícil distinguir ¿Cual es de verdad y el que no? Pues bien a mi me pasó y más de una vez. Pero ¿cómo no? si de seguro que mis venas siempre llevaron el veneno adentro, soy un bestia con todas sus letras, torpe al caer en estas garras, negro guerrero de miles de batallas en este frente, pero digno rival de cualquiera, he me ahí al hombre solitario que siempre supo que se viene y se va al mundo solo.

Mil batallas con el veneno constante bombeando si detenerse por venas y arterias, fuerzas que solamente forjaran al guerrero negro, haciendo de él cada vez un notable ante las situaciones más insólitas. Pero siempre habrá batallas más recordadas que otras, pero enamorarse a primera vista es como una pregunta absurda desde el punto de vista de un hombre pensante, ¿Cómo no te vas a enamorar a primera vista? Me pasa siempre a primera, segunda, tercera a todas las vistas son flechas directo al centro de mis venas, ¿Cómo no? Si son hermosas miles y millones para mí, para mí un ser único, un imbécil que escribe porque algún día le enseñaron algo de letras, un hombre terco con la vida, que ni bien ni mal le hace pero es mi vida y me encanta.

Las anécdotas son por millones pero les hago un ejercicio increíble, el mirarse a los ojos es un peligro, son el espejo de nuestra alma, eso que soy un idiota cero tolerante con lo espiritual, pero sé que debe de estar por ahí, veo la realidad reflejada a diario con cada bellaco o bruto que he de tratar. Como no entender que cuando estas envenenado es incurable, que el tratamiento solo consiste en envenenarse más todos los días. Pues bien mi pelmazo empieza a trabajar, drógate con todo el veneno que puedas, que tus venas se hinchen de tanto que circula por todo tu cuerpo, haciendo de ti un enfermo de amor.
Ese patán que es capaz de conquistar ciudades, países, pueblos enteros y no así cuando cae envenenado prefiere huir, ese patán que fue emperador y así todo parte importante de su historia es el amor, lo duro que lo golpeó y supo que era la batalla de la cual nunca sería un general triunfante.

¡Cuidado como miras! debes saber que estás jugando con tu alma, no mires directo dentro de sus ojos, es la forma vital de caer envenenado, cuando hables aleja tu mirada, cuidado al desenvainar espada que tu sable a estas alturas te delata, concentra tu alma en lo que estas, el hoy apasionado que se puede vivir por miles de formas dignas de gozarlas. Detente, analiza tu realidad y deriva tu cerebro un segundo, destapa todo pensamiento mirándola sin verla, solamente traspasa tu mirada, que tu ser interno controle tus venas, centra tu vista y cuando tu mirada se enfoque con la de ella sabrás de que estamos hablando.

Sabrás cuando despertó tu guerrero interno, el que de estar dormido, despertará con ganas de lucha, saldrá una energía a abismante, la cual provocará que los leones de tu mente se desarrollen, tragaras fuego y serás invencible, tu mente queda atrapada en el veneno de tu alma, la cual fue flechada en el centro de tus venas, has caído en las garras del amor de verdad, el amor a primera vista de que tanto hablan, ahora eres un ser único, tu meta está forjando tu destino, está en ti el desarrollar tu guerrero y empezar la lucha que te viene. Pero así como todo buen guerrero debes saber muy bien cuando hay que tomar batalla y cuando no.

Amigo, créeme de imbécil tengo mucho, de enamorado demasiado, pero de mentiroso nada, el veneno te entrara desde tus ojos, serás controlado por poderes superiores a lo que una mente simple puede comprender, serás diezmado en miles de pedazos una y otra vez, tu mente no alcanzará jamás a controlar ese poder que abastece los rincones más oscuros de tu alma, nunca sabrás si es real, pero sabrás que tu destino está escrito solamente al minuto de sentir que tus venas fueron infectadas con el veneno. Ten la fe en ti mismo, lo necesitaras para entablar bien esta y las miles de batallas que vienen frente a ti, no tengas miedo y nunca bajes la cabeza, seas quien seas sabrás distinguir como enviar tus flechas con tu propio veneno, única manera de entablar una batalla en la cual los dos salen victorioso ante el veneno, haciendo del mismo veneno un antídoto para ambos. Goza eso segundos, disfruta el placer que significa entablar las batallas y lograr empatarlas, entrega todo lo que puedas para llenarte de gloria en cada lucha que tengas, conviértete en guerrero poderoso que su único enemigo, su némesis siempre sea el mismo contrincante, que mueran juntos luchando las guerras que sigan viniendo y que la batalla final mueran como guerreros de la luz.

Te invito a creer en ti, no me importa nada más, aprende lo poderoso que es tu veneno y que al igual que cualquiera, eres un ser único, vienes solo y te vas solo. Por lo cual disfrutemos nuestro tiempo, el ahora que tanto hablan, lo que te haga feliz, este pequeño extracto es solo una breve instrucción de cómo funcionan las cosas.
El amor a primera vista existe, está en ti que permitas que te envenenen y caigas doblegado ante este mal extraño que droga en forma tan exquisita nuestras mentes, que si sabemos crear nuestro veneno nos convierte en verdaderos guerreros dignos de combatir cualquier batalla.