martes, 24 de mayo de 2011

Ella busca un príncipe y yo la princesa.

Amigos, ¿cómo creen ustedes que realmente continuaron las fábulas de cuentos infantiles?, Tales como; Blanca Nieves, La Cenicienta y La Bella durmiente. Han visto que todos estos cuentos son pamplinas, marketing que le hicieron al matrimonio desde que somos pequeños. Para empezar imaginémonos lo siguiente:

1) Blanca Nieves: Han visto tema más absurdo una mujer con siete enanos, ¿Cómo? Y el príncipe nunca sospechó nada, me van a decir que ninguno de los siete nunca le tuvo ganas a Blanca Nieves. Además una bruja persiguiéndola, me parece que algo tramaba esta mosquita muerta, mas encima el príncipe que le da un beso y le saca el veneno, vamos ¿será bruto este? Donde vio semejante estupidez y ¿vivieron felices para siempre? Pero por favor, el que escribió esto parece que de historia universal no sabía nada, en esa época todos los príncipes eran unos brutos, trogloditas, que iban a la guerra, habían reyes que le cortaban la cabeza a sus reinas incluso, como Enrique octavo. Pero si en las monarquías son lugares donde la traición hasta en el día de hoy es algo común, pero si este príncipe parecía más gay que un príncipe tan azul, que también era muy común en esa época. No iba a la guerra, andaba con pantis, mm mucho para sospechar.
Blanca Nieves ¿realmente lo hizo feliz? Con brujas de pariente, lo veo sospechoso. Yo creo que ella iba tras la fortuna del príncipe, pero no me cabe duda que no se escribió segunda parte porque de verdad no fue tan así, de felices para siempre, ¿Cómo si no se habla de hijos? De un castillo, un regalito para ella, algo interesante, si al final se supone que uno se casa para tener familia, eso más me convence que el príncipe era gay o tenía una amante, también puede ser que de verdad Blanca Nieves tenía algo con uno de los siete enanos o con todos, en este cuento queda como que la felicidad se alcanza solo hasta la boda, donde quedan los hijos, el progreso del pueblo del príncipe, el apoyo que entrego Blanca Nieves a este, etc.

2) Cenicienta: Pero por favor, esta si es la clásica arribista, con dos hermanastras un

tanto des-generadas, que acosan al pobre cabro, pero si ¿cómo? este príncipe se va a creer el cuento de un zapato de cristal que se le cayó por casualidad, vamos eso estaba planeado, lo atraparon, más encima lo mismo no existe segunda parte, donde simplemente termina en una boda y vivieron felices, de la nada ¿Cómo, él no se puso gordo?, ella no se puso bruja enojona, no hay hijos que acrediten felicidad nada. Uf, ¿ven? Bueno analicen los detalles, amiga de los ratones ¿una hada que de una calabaza le hace una carroza? A mí me huele más a algo con las drogas o el alcohol, que una niña tan buena. Si parecen más alucinaciones que nada.

3) La Bella Durmiente: Pero por favor quien escribía estos cuentos, veamos una princesa que se la pasa durmiendo, ¿no les parece raro? El príncipe se enamora de la nada de una que se la pasa durmiendo, no lo puedo creer de donde sale tanto baboso en estas historias, ¿cómo te vas a enamorar? si no sabes nada de ella, más encima se la pasa durmiendo, que miedo, imagínense la noche de bodas te sacas la capa y ella se queda dormida, ósea cero sexo en los momentos importantes, me suena más a una floja que nunca va a querer nada más que dormir o que le daba un tanto de asco su príncipe y era mejor hacerse la dormida. Y lo peor de todo nuevamente se casaron y vivieron felices para siempre, ¿pero cómo? No hay hijos, no hay prosperidad para su pueblo, ¿nada?

Bueno, ustedes dirán ¿Y este? ¿Qué le pasó? Voy a explicarles lo siguiente, para mi estos cuentos son pamplinas, de mal marketing para el matrimonio por lo siguiente;

- No tienen mayor intención que promocionar el matrimonio con hombres adinerados, que se vive feliz por siempre si buscas a uno con mucho dinero, un príncipe que tenga castillos, una facha inolvidable y que nunca se pregunte nada.
- Que ella debe ser una niña un poco sonsa que siempre está en peligro y donde el llegará a solucionarle todo sin preguntarse nada.
- Donde la felicidad se basa solamente en el producto de una fiesta de matrimonio con alguien muy importante y adinerado, no en la capacidad de tener hijos, de crear una familia y sobre pasar todos los problemas cotidianos de la vida en matrimonio juntos.
- Donde hay muchos obstáculos y que al final nadie es tan perfecto, donde la realidad hay que hacer un esfuerzo importante en comprenderse y entregarse mucho cariño, amor y comprensión constante.
-
En si me gustaría ver la segunda parte de estos cuentos:
- Donde le expliquen a la gente lo importante que es casarse pero con mucho amor y no por una fiesta banal que si bien es linda, pero en realidad no significa nada todavía.
- Donde el dinero no traerá necesariamente la felicidad en el matrimonio
- Entender como realmente cambiamos los seres humanos en el tiempo y la vejes nos va transformando el carácter, el físico, etc.
- Lo importante que es tener hijos y aprender a criarlos juntos, entregándoles mucho amor.
- Donde la vida de los seres comunes y corrientes, no son príncipes azules que además son seres de ficción que al final nunca van a existir, que nunca va a llegar a caballo, que no es tan fácil llegar y decir ah vivieron felices como nada.
- Donde el matrimonio se vea como un conjunto de esfuerzos, donde hay que pasar muchos obstáculos importantes juntos, aprender a quererse, a entregar cada día un poquito más, a tenerse paciencia y en especial hablar todos los temas que nos gusten y disgusten juntos, solucionarlos para aprender lo más posible uno del otro. Y construir una relación sólida. No basar nuestras vidas en cuentos de hadas, que nunca existieron.

Bueno, con esto les dejo un simple consejo, busquen la felicidad de verdad, no se casen porque

si, inventándose príncipes o princesas que no son realidad, busquen el amor puro, elijan a esa persona que debe acompañarlos toda la vida con mucho cuidado, es la bases más importantes para tu felicidad el saber con quien realmente podrás hacer una familia feliz. Amen descontroladamente, no dejen de entregar todo lo posible a esa persona especial, apóyense mutuamente, selecciona con cuidado y evita a esa pérfida que siempre puede derrumbar todos tus sueños, ya sea destruyendo tu matrimonio con tu pareja de verdad o casándote con esa arpía que sólo le interesaban tus activos y no tu corazón.