martes, 17 de mayo de 2011

¿Sabemos amar?


¿Sabemos Amar?


Bueno, la vida amigos da muchas vueltas, me acuerdo como a mis catorce años me enamoré por primera vez, la verdad que si bien fue cuando ahora haciendo un flashback hacia mi pre adolescencia sentí esas extrañas mariposas que rondan tu estomago cuando caes en ese envenenamiento que es el amor. Bueno, creo que para un hombre esto se hace más difícil, no porque sí, más que nada porque en realidad somos en este sentido más babosos y la torpeza nos abunda, es muy común que este sentimiento lo pasemos en mayor soledad que las mujeres, ya que no es algo que comentamos mucho con los amigos, menos cuando todavía no ha pasado nada con la dulce Dulcinea que te tiene enceguecido de amor, peor aún que como sientes algo especial no quieres esas preguntas imbéciles típicas de los amigotes, que si ¿ya te la agarraste? ¿Qué si tiene bueno esto o lo otro? Y así miles de preguntas torpes que más encima no quieres comentar, porque a ella en tu ingenuidad de niño baboso la tienes en un altar, quieres que sea intocable. Bueno, a eso agregamos una estúpida adrenalina que te entrega este amor, a niveles que cometes las estupideces más grandes para llamar su atención, llegue a colgarme de un noveno piso, a andar a grandes velocidades en moto en una rueda, todo para que tu amor sea notado. ¿Se dan cuenta?, como es la vida del hombre cuando se enamora, es como una droga una borrachera de amor como les gusta decir a algunos escritores un tanto famosillos. Y saben lo peor de todo, que más encima a esto le agregas que cuando estas con ella tus palabras se nublan, sueles enredar los pensamientos y no coordinar bien lo que quieres decir. De hecho a lo largo de mi vida me di cuenta cuanto más fácil es seducir a una mujer de la cual no estás enamorado a diferencia de la que sí, esto como algo obvio a mi forma de pensar, ya que cuando no estás enamorado, tu cuerpo no está drogado y tu mente está más hábil al pensar.

Bueno, así pasaron los años y en las confusiones de la vida mi primer amor fue un verdadero fracaso, vinieron otros, otros y otros. La verdad que unos fueron un tanto a la fuerza, una típica presión social conforme vas creciendo empieza a presionarte y a obligarte a forzar el amor. Dirás ¿Cómo? pues bien, imagínate todos tus amigos con novias y tu no, quieres ser uno más del clan, tener tu pareja, tu media naranja, esa con la que te pavoneas demostrando que también fuiste capaz de seducir. Pero la pregunta va de cajón ¿estás enamorado de verdad? O ¿es un simple sentimiento controlado para igualarte a tus pares?, pues bien no sé. Pero, a algunas las quise mucho a otras un tanto más y de amor, pues bien lo vi de vez en cuando, pero por lo general cuando realmente sentía amor por una, ¡Tas! El baboso nuevamente y objetivo final, no logrado.

Siguieron pasando los años y de verdad me daba cuenta que el amor existía pero no lo controlaba yo, me controlaba a mí. Fue tanto que desde que era muy joven a hoy, son innumerables los casos de amigos y conocidos, que no supieron controlar este loco sentimiento y terminaron con sus vidas de una o de otra forma. Pero bien, en mi no estaba esa sensación porque mi amor a la vida es algo muy fuerte, además eso que uno se enamora una sola vez en la vida, son realmente pamplinas, porque todo va a depender de tu vida social, claro si fuiste de esos que salieron dos, tres veces con una niña por ahí obviamente que sería así, pero personas como yo, que fui siempre de una vida social muy activa, no se imaginan cuantas veces mi corazón sacudió mi cabeza.

Los años seguían pasando, la vida dio demasiadas vueltas, elegí bien algunas veces y las desperdicié, elegí mal otras y sólo perdí el tiempo, mientras chicas increíblemente lindas pasaban a mi lado y yo con una mala elección, peor aún soy de los que no cree en la infidelidad, ya que es algo que me da como mala leche, prefiero evitarla a toda costa, ya que, la eh sufrido en un par de ocasiones y de verdad que es dura, peor aún si hay amor porque este es hermoso, una de las cosas más bellas que siente el ser humano, pero una de las más horribles cuando lo perdemos, en todo sentido, cuando se muere alguien que amamos, sufrimos, cuando se va también, entonces si lo ves como un producto que quieres tener siempre te has de dar cuenta que no es así, ya que, tiene fecha de vencimiento, ya sea por una cosa o por otra.

Bueno, la vida no pasa en vano, son un conjunto de experiencias que nos hacen aprender, pero hay cosas que son difíciles de lograr entender, por inseguridades, por malos ratos anteriores y porque en el fondo es lindo sentir ese envenenamiento que me gusta llamar amor, a mí en lo personal me encanta y todo aquel que se quiera hacer el machote, el potro salvaje conmigo a contarme todas sus historias de seducción como conquistas valiosas, le quiero decir que son, cosas de babosos, porque de verdad no hay nada comparado a hacer el amor, ojo que no es lo mismo que tener sexo. Hacer el amor es dulce, tu alma se enriquece, sientes que estas en la etapa vital de la vida, que si un hijo sale de esa relación es un ser creado por el amor, a diferencia del sexo, que cuidado porque de puritano no tengo nada, reconozco que es algo entretenido, pero a la vez un tanto vulgar, que deja una sensación vacía que poco entrega, es tanto que uno se llega a sentir sucio y se quiere ir a su casa, a diferencia que cuando es con amor donde las caricias y la sensación de calor enriquecido por esta sensación se queda ahí y quieres estar en esa situación en forma permanente. En cambio cuando es solo por sexo, si un hijo sale de esa relación, no es un ser que venga con una semilla de amor, viene por casualidad y en mi forma de pensar, si bien es un ser humano que hemos de respetar ante todo, por sobre todas las cosas, pero viene con cientos de cargas negativas que no debe traer un infante, además que es el menos culpable de las babosadas que hacemos los demás.


Bueno, a la pregunta en cuestión si ¿sabemos amar?, pienso que no, es el amor el que nos controla, no hace torpes, nos pone de un humor distinto, nos hace ver más colores, nos emborracha y droga en forma paulatina, peor aún no tiene ni instrucciones, ya que, estas no son viables, porque si mas que se han escrito miles de libros de cómo amar etc. Ninguno es viable porque toda persona es muy distinta a la otra y el amor nos controla de distintas formas.

Lo único que les puedo decir es que cuando amen, amén de verdad, no lo traten de controlar, dejen que los controle un poco, no se preocupen de que hace ella o el por ti, preocúpense de que ese amor siga ahí por siempre, que dure lo máximo posible, no lo encarcelen, déjenlo ser que cada uno sienta su alma libre en esa relación y disfruten porque tiene fecha de vencimiento, donde lo único que te queda es vivir el presente, tratando que dure lo más posible y gózalo, acarícialo, que de verdad no todos saben amar, son pocos los que lo sentimos de verdad, pero los que lo sienten o lo han sentido estas breves palabras estoy seguro que les harán sentido.


Bueno, ustedes dirán y ¿este imbécil de que habla? ¿No era este el blog de No Pérfidas? , pues si lo es, pero como lo eh dicho cintos de veces este blog es para saber elegir, para que te ayudes a ti mismo a valorar a esa buena chica, a valorarte a ti y que no pierdas tiempo con esa pérfida que te puede estar envenenando tu alma, es para que te entregues al cien por ciento, en esa chica que vale la pena, a la que realmente merece todo ese amor que los seres humanos podemos llegar a sentir. Pues, bien vive la vida, gózala, ama todo lo que puedas, porque al final nuestras almas se enriquecen solamente con el Amor, el resto de las cosas son cosas vacías, que cuando morimos quedan aquí, el amor se va contigo y queda por siempre en el infinito.