viernes, 30 de septiembre de 2011

De Príncipe a Cretino

Cuando el guerrero anda por la vida en busca de la batalla que quiere perder, somos bestias poderosas que podemos destruir los muros más fuertes. Pero caemos rodeados de ternura y nuestra vida comienza el principio de su cambio. Andamos por la vida buscando batalla con ninfas de sabores exquisitos, caemos absorbidos por aromas de placeres mundanos, que trastornan nuestra alma para convertirnos en trogloditas de alma venenosa que juega en terreno de divinidades dignas de los paraísos más hermosos. Cuando entra el veneno sabroso, doloroso y alucinante, pero lo más hermoso que controla tú ser. Comienza tu transformación de guerrero a príncipe un tanto suave, el que se aleja mucho del poder del luchador incansable que eras, convirtiéndote en un ser de liviano proceder, amable, noble como nunca, aturdido ante tan hermosas curvas que llevan los cuerpo de tan poderosas ninfas guerreras, nuestra alma se retuerce suavizándonos al máximo ante los deleites de los aromas, sabores y figuras cósmicas, que ilusionan tu alma llevándote a los paraísos más nombrados por todos los Dioses falsos de hombres propios en mitologías antiguas que controlaban el pensar en seres nuevos de alma. Comienza el pasar de la vida, donde formas pares para crear lo que los Dioses querían, evolucionar en tu ser de primera nota, que comenzaba la sinfonía de tú alma, haciendo de ella un espectáculo de espectaculares resultados. Somos presos de nuestras mentiras para controlar a bruto troglodita, guerrero que está en ti, pero hoy convertido en príncipe de hadas. Hombre totalmente suavizado con el veneno que te flecharon en las delgadas venas de tu corazón. Tu mundo avanza transformándote en seres convertidores de vida, nuestros cuerpos en sueltas figuras que tienden a sufrir agonías de corazón por la falta de batalla, necesarias para un guerrero que apetece sus tiempos de troglodita. Vamos a la par de problemas de vidas cotidianas, con el aburrimiento en nuestra alma te conviertes en cretino que olvidas lo que importa, transformándote en amargado ser que ensucia su alma atacando a quienes son los tuyos. No aguantas la falta de batalla y comienzan los engaños de seres que ya su nobleza perdió, tú ya tienes la inmunidad al veneno que tan felices momentos creó, pero hoy respiras tu amargura para drogar tu alma con venenosas palabras, destruyendo todo poder cósmico que alguna vez tu alma consumió. Hoy te pudres para convertirte en cretino, que por su falta de batalla, el cuerpo su poder perdió, navegas en pensamientos dementes que no te permite recaer en el mundo de un guerrero. Haciéndote desesperar, sabes que llegas a tu fin, además las fuerzas de nuestras venas quedaban al alcance del final de tus tiempos, lo cual mata tu ternura, frescura y poder. Nuestro mundo ya no tiene más forma ni placer, esperas recobrar tu pasión por la guerra pero la has olvidado, hoy no hay nada que hacer, te has transformado en un cretino que ella hecha al olvido para vivir nuevamente la vida con nuevos príncipes mejorados para su alma y así seguir convirtiendo
vida, para transformar más notas creadoras de sinfonías de almas puras. Hoy eres el cretino, pero no es el fin si sabes buscar el camino, puedes transformarte en guerrero nuevamente o noble general, de nuevas aventuras para nuevos guerreros, saber sacar de ellos la pasión por la lucha, puede ser la meta del final del fin de un guerrero. Tomamos caminos distintos pero nuestros retoños serán siempre una parte de nosotros, por lo cual les debemos devoción y preocupación. Debemos transformarlos en buenos guerreros y ninfas que sepan mejor que tu el fortalecer la unión de seres creadores de vida. No importa cuál sea el destino que buscas, pero eh de pensar que el de cretino no es el mejor, mejora tu vida, potencia tu alma, límpiala de malos sentimientos que no crea nada bueno, realza lo bueno y disminuye el sentir de lo malo. El pensar de cretino debe ser para aquel que es inferior de alma, por lo cual seguirá otros caminos que no van con los que pensamos en nuestros mundo de justicia, verdad, nobleza y lealtad. Lo que debe tener las relaciones entre los que queremos ser iluminados en el camino de hacer un mundo de realidades espectaculares. Hablamos del traspaso de nuestra energía a la otra nota que convertirá almas nuevas en las futuras sinfonías más hermosas que puede tener el universo de poderes cósmicos que crean vida a través del tiempo y espacio. Tú sinfonía no debe perder el ritmo, que la nota que forma tu mente en este espacio de alma que ocupará no desentone, para que podamos llenar el espacio en verdaderas sinfonías que causen lluvias cósmicas de felicidad a los espacios más lejanos.