jueves, 24 de noviembre de 2011

La Poto Pistola

Hace días que admiraba la capacidad de distinguir a las distintas personalidades humanas, te has fijado que hay mujeres para todo. Pero lo que es peor solemos enamorarnos de cada espécimen, que a veces da susto. Pero una de las experiencias más tenebrosas en con una poto pistola.
Vaya, dirás tú ¿Este que se comió? Pero bien, en general sabemos que ellas nos vuelven locos, los hombres siempre sufriremos de eso, pero ¿Cómo no? Sí son bombas de hormonas que más encima se les bombardea en forma dispareja, además como negarlo, nuestro cerebro funciona totalmente distinto, es verdad que lo podemos usar para una sola cosa a la vez. De hecho es común verlas a ellas camino a la oficina con el teléfono celular, pintándose y manejando, reto a cualquier hombre que se haga eso. Ahí fue cuando me di cuenta que cuando hablas con ella debes evitar dar el máximo de información, si no te verás inmerso en una conversación que no te conviene, es común que nos comienzan preguntando una cosa que sale de cualquier preocupación que puedas tener, pero lo hacen para saber otra cosa y como nosotros funcionamos con una idea a la vez, ella ya tiene tres en mente y es ahí no sé ¿Cómo? pero terminas haciendo todo lo que no quieres hacer a modo de que ella necesita que sea, lo peor que no te diste ni cuenta. Pero hiciste lo que ella quería.
Bueno, como en general funcionamos así los hombres, sabemos que se pone terrible todo cuando nos encontramos con una poto pistola, esta es una mujer sagaz, muy entretenida, generalmente envidiada por las otras, por ese estilo rebelde y despreocupado.
Este estereotipo que conocemos como las poto pistola, son una creación de la naturaleza muy especial, salen de lo común por su capacidad de seducir a hombres como tú y yo. Nos enloquecen, quedamos absolutamente enamorados con su droga que llegan con las flechas de Cupido directo a las venas de tú corazón, en cosa de segundos estas borracho y drogado ante su hermosura, ya no hay nada que se pueda hacer, fuiste químicamente, drogado con la droga más poderosa de todas, la que hace que nuestra alma crezca.
Pero, estas con una poto pistola, sabemos que ya no serás el mismo, harás todo lo que ella te encargue, en sus redes caes como una mosca, hacen de ti un vasallo de sus ideas, quedando tu mente borracha, encerrada en tu cabeza que está llena de tu sangre intoxicada.
Te digo que ahora estas con una poto pistola, la que hará de ti un esclavo. Lo que es peor entregaras un amor a cambio de nada, les gusta jugar con mascotas como tú, eres un esclavo de la que es una pantera cazadora, pero su placer es tan grande que mata a destajo con su cruel manipulación de su belleza. Es por eso que la llamo poto pistola, porque no hay hombre que no mate.
Es verdad, nos matan, nos entregamos como verdaderos corderos al matadero, sabemos que estamos equivocados pero pasamos por encima de nuestro amor propio, perdemos nuestra personalidad y dejamos de ser nosotros mismos. Nos gobierna la poto pistola.
Esta para mí es un ser deleitoso, pero es jugar con veneno. Amas de la tortura, estruja corazones, amantes del placer, de la dominación, de los hombres sometidos al placer de sus piernas, hembras hechas a la semejanza de la exquisitez, sabrosas por naturaleza, dignas de ser absorbidas desde sus pies a la cabeza.
Vaya que me ha tocado más de una, como me gusta esa droga que me entrega, siento el frio de mis venas pasar cuando ella me toca, me hace derretir por dentro con hielo seco que sale de mi corazón.
Son una lujuria mental, sabemos que dejamos de ser nuestros propios dueños, estamos con la maestra de la manipulación, por eso está en ti que hacer, morir intoxicado en la relación más tortuosa de tú vida. Amar intensamente sin ser respondido, esclavo de la pantera que rapto tú alma. Bueno, depende de ti, ¿Qué es primero? El amor a ella o a ti.
Pero tienes que tener en cuenta que tu vida vale mucho, entiendo que ella es una delicia, créeme las eh probado, son néctar de dioses, los sé pero siempre eso termina mal, además hay tantas que son verdaderas estrellas que iluminarán tu alma de verdad. Para que vamos a torturar nuestra alma con la que sabemos que es una poto pistola, si de verdad la vida es muy bella como para que te maten por culpa de la lujuria que provoca ese veneno en tu corazón. No te preocupes te entiendo. Que cosita más rica dejarás ir, pero una lección que aprendí hace muchos años.
“Cuando tienes una que crees que te quiere, déjala ir, si vuelve sola es porque te quiere. Sí no porque nunca fue tuya”