viernes, 3 de junio de 2011

La Química y La Bestia Sexual Capítulo I


Amigos,
Hoy les voy a hablar de algo muy singular. Se dan cuenta cuan hardcore es nuestra sociedad, les voy a contar una historia bastante freak, pero de verdad son cosas de la noche, trabaje por años como dueño de una empresa de bares de los más conocidos en Santiago-Chile, esto empezó a los 23 años de edad, no sabía ni sacarme los mocos solo y ya tenía mi propio bar, peor en el barrio alto de Santiago, luego en Pucón, balneario que de verdad es lo más abc1 alto consumo que exista en Chile. La cadena llego hasta uno que era como un Córner bar en una discoteca muy conocida de Reñaca, otro balneario con público muy consumista.
Bueno, imagínense esta mezcla; Dinero, Fama, Entretención, Amigos, Mujeres, Tiempo. Más encima a todo eso agréguenle un buen sobre de locura y adrenalina. Ese era yo a los 23 que quieren que les diga, mi situación eran miles de amigos y amigas, estos llegaban todos los días al local donde el ambiente era un tanto desenfrenado, pero como era restaurant, se mantenía bastante la pausa, me refiero de que puede que hubiera drogas como siempre en todos los ambientes nocturnos del mundo, pero nuestra empresa era un tanto más sana en ese sentido, la mayoría de la gente que trabajó con nosotros eran estudiantes y amigos, lo cual creaba de por sí ya un lugar sumamente agradable para trabajar, a eso súmale que ganaban bastante más que dinero, era algo como entretención, excelentes sumas de dinero, se conocía todo tipo de gente entretenida y era part time.
Para ese entonces yo tenía mi novia de toda la vida, excelente amiga y partner para esos

tiempos, pero bueno que mejor, todo iba bien, mis dos socios igual todos con sus sweetharts de toda la vida. Pero Bum Pow, como en las viejas películas de Batman, se abre el primer local de los tres, la primera noche tuvimos que poner de guardia a tres amigos, era tal el nivel de gente que entraba para las dos primeras horas ya habíamos tenido que vaciar la caja en una ocasión porque el dinero no cabía, a eso súmale la hecatombe de que tu local se lleno a full desde el primer día donde con el que hablábamos estaba realmente sobre pasado de trabajo.
Bueno la noche término lentamente, quedaban los últimos comensales de la noche, con mis socios sacamos cuentas, no lo podíamos creer tirábamos el dinero para arriba igual que las películas, 23 años y llenos de plata, todo esto nomas abrimos, más encima con un concepto de bar demasiado entretenido.
Terminaba la noche, cuando entran los últimos comensales, que menos podía ser la banda de buitres provenientes de farándula criolla uf, varios cantantes conocidos del mundo bohemio, pero gente que de verdad no nos gustaba por su estilo muy marcado con las drogas duras, pero bien que mas da hicimos la ultima venta, fue un tanto desagradable, me sentía como en una de las películas de Tarantino, todo totalmente subliminal, al rato empezaron a entrar esas gatas nocturnas que para ese tiempo eran fantasías, mi mundo estaba empezando, antes todo era más normal, con mi novia de siempre, amigos con los típicos asados, cumpleaños y cosas así, nada como lo que les voy a contar hoy. Es día vimos explotar la primera bestia sexual, amigos se dan cuenta lo que les digo el primer día que abrimos, cuando uno de mis socios y amigo ya era devorado por una gata de la noche, no alcanzamos a darnos cuenta cando ya estábamos entrando al mundo de las tinieblas.
Que gatas, a los segundos ya nos tenían rodeados, éramos el bocado de la noche, pero amigos sin exagerar, buitres y gatas estaban ya encima de nosotros no había escapatoria empezaba el principio del fin. Primera noche, lo que es yo salve airoso, todo bien, logre zafar gracias al trabajo. Pero uno de mis socios cayó, fue increíble en cosa de segundos una de las gatas más deliciosas que se puedan imaginar ya lo tenía adentro del baño donde este pobre bastardo fue sometido en segundos y comido por esta bestia nocturna inmediatamente, dejándolo en estado de baboso, donde de ahí en adelante empezó a arder Troya.
La química se hacía evidente, mi amigo y socio quedo atrapado por la primera bestia nocturna, fue una presa fácil, al rato su novia se dio cuenta y terminó con él. Lamentable perder a semejante princesa por caer baboso ante una gata de la noche, es una gran pérdida, pero la química y la bestia pudieron mas con el que de lo que era capaz de soportar, fue absorbido por la banalidad de la noche y los movimientos tan sagaces que logran estas bella felinas.
Bueno, pasaban los meses el local pasaba lleno, eran miles de chicas todos los días, al rato cae mi otro socio con otra vampira de la noche, mis días estaban contados, seguía luchando contra la corriente, pero las noches eran largas y parecía que vivíamos en un carnaval, vivía aguantando las tentaciones, me salvaba porque todavía tenía novia, pero mi camino con ella se fue alejando, grave problema era cosa de días para que mi alma pasara a ser despojada de la única ancla a tierra que me quedaba, una princesita que de verdad era de las buenas, pero lamentablemente maneje muy mal mis caminos y termine siendo una presa más de la noche al perderla a ella, que mas que mal fue mi compañera esos últimos años.
Pero bueno, aquí estaba nuevamente soltero, no alcance a estar solo si mucho rato, la primera noche de soltero, me toco sentir la bestia, había una mesera de diez y ocho años que trabajaba con nosotros, estudiante de primer año en la universidad ¿han escuchado sobre la química? Bueno ese día supe que era, para empezar nunca había pasado nada con la bella mesera, pero al cierre del día ella estaba enredada con sus cuentas, me acerque a ayudarla y como animal de caza, con el primer aroma que sentí mi alma prendió fuego por dentro, uf esto era algo fuera de lo común, como un shot de droga fuerte, que se mezclaba con mi sangre, cosa de bestias, pero no sé cómo empezó un flirteo entre los dos, nos tomamos unas copas, salimos en mi auto y nos detuvimos en el primer lugar que pudimos cuando la bestia consumió toda su energía inmediatamente, nunca había tenido encuentros con tanta pasión, pero me di cuenta que si bien quería a mi ex no era la indicada, había cosas mejores por ahí. Bueno, esa fue la primera de mis noches de pasión fue de las más sencillas, ella una dulce princesita que sus primeros días de gloria los vivió en una circunstancia demasiado extraña, pero el goce era tal que nuestros cuerpos enrojecidos de pasión cayeron tumbados, después del deleite con los encuentros de Marte y Venus.
Había empezado la batalla de todos nuestros tiempos, la bestia había surgido, con aroma a gloria, fusionaba sus químicos y nos tenía a su merced. Empezaba la nueva era la de la Bestia. Ya no éramos los mismos, la fusión de la realidad con la fantasía parecían no tener límites y cada día las historias pasaban a ser más hardcore que la anterior, nuestra cultura se revelaba ante nosotros. Estábamos en una sociedad falsa donde el sexo es más desenfrenado de lo que realmente se ve, donde la pasión la ocultamos, los amantes son seres comunes, la noche pasa a perder el control entre bestias y químicos que rondan el ambiente.