domingo, 23 de octubre de 2011

¿Quién dijo que el sexo era pecado?

Hola amigos como no voy a ser feliz, revisando en internet me di cuenta que muchas revistas están pensando en grande, el sexo vende, eso es una verdad, porque no decirlo, ¿De dónde que es pecado? Hace rato que deje de pensar en esas pamplinas ¿Cómo va ser pecado? Si es nuestra manera de reproducirse. Ya es un tema que debería quedar en el pasado, si tienes sexo no es pecado. Lo que es pecado es mentir, engañar a alguien, pero si tienes sexo por placer a sabiendas de las condiciones de cada uno, no es pecado. Algo que puede ser pecado es que tengas pareja y estés con él o ella para asegurarte, engañando a la otra parte que le eres leal para tenerlo como presa segura si la otra nueva presa no funciona. Tal vez eso sí es pecado, porque si queremos definir la palabra pecado, debería ser todo aquello que tu le haces daño a otra persona a sabiendas que le estas provocando un sufrimiento, en ese minuto lo digo entre paréntesis, te puedo considerar que eres una persona pecadora. Pero por favor si de repente tienes sexo con alguien que te atraiga en cierto momento y ambos están solteros, pues bien que se le va hacer, nuestros instintos animales se les debe soltar la rienda, más que pecado es una explosión de energía poderosa que es un bien para nuestra naturaleza humana, nos sentimos más libres y sueltos. Nuestra felicidad se refleja en nuestra alma, andamos por la vida más contentos, porque obviamente rellenamos nuestro cuerpo de energía al estar con otra persona.

Los hombres somos pecadores por miles de reglas que inventan distintos poderosos en cada época según los problemas o situaciones de cada tiempo. Por ejemplo; obvio que iban a considerar pecado comer carne de cerdo, si en alguna época habían grandes posibilidades de que te diera triquinosis, lo cual algunos sabios se daban cuenta, pero como hacer que todo un pueblo te entendiera que no lo podían comer por una enfermedad, era más fácil decir que Dios nos dijo y ya. Por lo cual inventábamos un regla impuesta por Dios y controlábamos la situación. Lo mismo con el sexo seguramente alguien se dio cuenta que se estaban reproduciendo más de la cuenta lo cual se debía controlar, pero bien que mejor que echarle la culpa a Dios. Es absolutamente imposible que Dios nos castigue por tener sexo, sería un absurdo. De hecho el utiliza esa manera para enviarnos al mundo, así rellena almas con carne para que toda su magnífica obra funcione, nos dio el razonamiento para que podamos evaluar las situaciones y entendernos entre sí. Para saber que está mal y que está bien, son temas de cuestionamiento, algunos tienen unas prioridades y otros otras, nada más que eso, si al final lo importante es preocuparnos de hacer que la vida de los demás sea algo mejor, si yo tengo sexo con una princesa y la hago feliz o vice versa, que hay de malo en ello.

 Ahora, a lo que voy no es por un tema tan banal como el sexo por sexo, no se envenene la mente, que eso pudre tu alma. El sexo es placer de Dioses, es un asunto carnal que no se lo debes regalar a cualquiera, no todas las energías están hechas para ser unidas entre sí, por eso con algunos el sexo es mejor que con otros, son afinidades, química, situaciones, energías y miles de cosas que se conjugan en el tiempo para crear situaciones de placer, las cuales provocan una energía poderosa que conocemos como vida. Esto no debe ser porque sí, tiene un motivo de ser, eso no me cabe ninguna duda, por eso si bien no creo en las religiones manipuladas por el hombre, si creo en Dios, en su poder absoluto, en esa entidad poderosa que lo gobierna todo, claro que debe existir, si de alguna manera se coordina todo, de hecho me impresiona como mueve sus piezas, por algo nos vienen esos sentimientos tan carnales que provocan la pasión desenfrenada en nosotros y somos capaces de olvidarnos de nuestro pudor y arremeter sexualmente ante cualquier presa que sientas la energía positiva que te atrae para que se absorba entre los dos cuerpos. Es esa energía la que yo pienso que es necesaria para activar las células que se requieren para procrear un nuevo ser.

 Amigos, no dejen de disfrutar sus vidas, a mis años que no son mucho pero tampoco pocos, eh conocido el amor de cerca, eh convivido con la pasión y con la vulgaridad del simple sexo. Pero de verdad nunca lo hago en pecado, lo hago con cariño, estimo a mi compañera y gusto de entregarle el placer que se merece. Hacer el amor de verdad es la manera más pura de sexo que uno puede tener, pero el amor muchas veces es escaso, por eso la pasión de cuerpos hirviendo en sangre también es bienvenida, si bien no es tan perfecta como cuando te toca hacer el amor, la considero una muy buena herramienta para poder atrapar el verdadero amor, siempre que lo manejes en una red de verdad que no sea una tentación simplista tuya solo para satisfacer tu ego a costa de un sexo pobre, que no produce la energía elevada que se necesita para procrear en una realidad más poderosa con energías de alegría y no de melancolías, donde tus mentiras simplemente destruyen las ilusiones de otros que tengan corazones más nobles y si estén dispuestos a envenenarse de amor.

 Creas o no creas en las distintas divinidades que te digan, seas una persona simple o compleja, les quiero hacer ver una realidad de la cual nunca se pueden equivocar, Deben buscar el amor en su camino, este está en el camino de todos, no desperdicien sus días por reglas que no son verdaderas, disfruten el ahora que se les está regalando, si estas con la química y sientes que tu cuerpo se está llenando de pasión al estar con otra persona, no titubees, no está pasando porque si, ve en la conquista del amor como primera opción, juega con la pasión que se te está entregando y úsala para bien. Vinimos al mundo para mejorarlo y el sexo bien hecho es una excelente herramienta para ello.


 Les regalo un pequeño video para que se hagan una idea de la importancia de saber utilizar el sexo para bien: